Cerro San Gabriel

San Gabriel

 

  • Altitud: 3125 msnm.
  • Ubicación: San Gabriel - RM.
  • Fecha: Septiembre del 2016.
  • Integrantes:
    • Elvis Acevedo (P. Alpinos)
  • Ruta: Directísima Pared SE - Primer Ascenso.

El año 2010, junto con Roberto Toro, Jaime Wastavino y Juan Carlos Caro, intentamos abrir una directísima en la Pared SE del Cerro San Gabriel. Después de horas de intenso frio, en una pared donde el solno llega en casi todo el día, mucha nieve, peligros objetivos y cansancio, nos quedamos a unos 20 o 30 metros de la cumbre, detenidos por un tramo de nieve inestable que nos fue imposible superar.

La bajada no fue graciosa, el plan era descender por la fácil ruta normal, pero como no llegamos a la cumbre tuvimos que desescalar la pared completa, donde nos fue imposible instalar algún rapel por lo inconsistente de la nieve. Así que muy concentrados y sin la posibilidad de cometer errores, tuvimos que bajar paso a paso hasta la seguridad de las carpas.

A pesar de lo frustrante que es quedarse tan cerca de la cumbre, fue un estupendo intento, por un grupo fuertísimo, y que no llego al éxito final por cosas inherentes a las condiciones mismas del cerro, de eso no nos podemos quejar, son las reglas del juego.

CB

Foto: CB durante el intento del 2010. Atrás, el Cerro Los Lunes.

Pasaron los años y entre otros cerros y viajes esa ruta quedo en espera, en la carpeta de "pendientes". El tiempo ha hecho que el grupo cambie, la maquina te va pillando. De las que han sido mis cordadas los últimos 10 años van quedando pocos en actividad, el ritmo de vida frenético te alcanza, el deseo del bienestar económico te deja sin tiempo, el cumplirle a la sociedad con los parámetros familiares que te exige te deja encerrado en casa, etc etc.

Yo también estaba cayendo en eso, hasta que un día me sentí inconforme, incómodo y cansado con tanta norma social y salí a buscar un desafío que me permitiera encontrarme con mis sentidos de nuevo, embotados por tanta “sociedad”.

Y recordé esa hermosa ruta en el San Gabriel.

Seis años después de aquel intento y - lamentablemente - sin que a nadie se le hubiese ocurrido subir por ahí, decidí volver al San Gabriel, claro que actualmente no tenía compañeros para una ruta como esa, o mejor dicho, si los tengo, pero están en otra.

Así que o dejaba el proyecto de lado, me encordaba con alguien más, o iba solo. Entre todas las opciones escogí la que menos me gustaba.

Decidí realizar una escalada solitaria rápida y liviana, sabía que podía hacerla solo gracias a que conocía la ruta casi completa por mi intento anterior, eso me dio la confianza necesaria para intentarla, por lo demás, no me enrollo mucho cuando escalo solo, si no me siento a gusto, me devuelvo y punto.

Pared SE

Foto: Pared SE del Cerro San Gabriel.

Dejé la mochila preparada una semana antes, eficiente como casi nunca lo soy, así podría partir de noche el viernes siguiente.

Ese día me arranque más temprano del laboratorio, pase a comprar un churrasco palta tomate y unas papas fritas, más un par de Kunstmann Doppel-Bock, ideal para andar con el estomago liviano. Llegue a la casa, comí bastante y baje a tomar la ultima micro que va a San Gabriel, en la Plaza de San José de Maipo.

Llegue a San Gabriel, pase una reja y empecé a subir por el clásico sendero que lleva al CB. Al poco rato una hermosa luna ilumino mi camino, y una brisa suave pero bastante helada me impidió entrar en calor. Después de unas cuantas horas de subida tranquila salí al plateau y vi el cerro, iluminado, con la claridad suficiente para no errar la entrada a la ruta. Quería escalar de noche para encontrar la ruta en las mejores condiciones dentro de lo posible, pero no hubiese podido en una noche oscura, es fácil equivocarse al empezar la escalada y difícil darse cuenta esta ya adentro de la pared.

Arme mi pequeña carpa que me ha acompañado en tantas aventuras, y que no es más que una Doite Explorer a la que le perdí el cubretecho en el Río Cipreses como el año 2000. Preparé té para calentarme un poco, llene el termo, me zampe una carbonada en caja y partí para arriba.

Apoyado por la luz lunar entre bien a la pared, no igual que el 2010 pero al mismo canalón. En vez de subir lo más posible y travesear hacia el canalón por sobre unos tapones rocosos como en el intento anterior, ahora entre desde abajo, directo. No tuve mayores problemas para superar los resaltes rocosos más allá de tener que concentrarme un poco.

En la parte baja la nieve estaba espectacular, fría, dura, ideal para crampones y piolets. Eso me permitió superar con facilidad los primeros metros más empinados.

Después la pendiente disminuye un poco, la nieve se pone más blanda pero no lo suficiente para entorpecer el avance, las huellas quedaban firmes y pude subir con bastante calma todo el primer tercio del canalón, hasta donde tenía que desviarme a la derecha.

Pared SE

Foto: Juan Carlos y Roberto durante el intento del 2010.

Escale atento a este desvío, ya que pasar de largo significaba salirme de la ruta. Antes de venir mire tantas veces las fotos del intento del 2010, que logre identificar con facilidad el desvío, a pesar de que ahora había bastante menos nieve.

Se vinieron unos metros muy empinados, ya lo sabía de antemano. Bien atento me mandé esos 30 o 40 mts de una pendiente que rondaba los 60 a 70 grados. La nieve en condiciones decentes me permitió subir sin complicaciones.

Salí al balconcito donde la vez pasada tocamos el sol por unos breves minutos. Ahora nada de sol, solo noche alumbrada por una hermosa luna. En este punto me pego más fuerte una suave pero helada brisa, así que desistí de mi idea de parar a comer algo y preferí seguir para no congelarme.

San Gabriel

Foto: San Gabriel listo para el intento...

La parte que venía la recordaba bien, no era difícil pero sí bastante expuesta, y por la posición de la luna ya quedaba medio en sombra, por lo que ya no tenía tan buena vista. De todas formas el horizonte ya se comenzaba a aclarar, así que seguramente las primeras luces del día me pillarían bastante antes de la cumbre.

Me fui en travesía, nieve bastante inestable pero que permitía hacer una huella relativamente profunda. Llegue a la base del canalón que me tenía que dejar a los pies del torreón de cumbre, que la vez pasada no pudimos superar.
Subí rápido el canalón, un poco temerosos por que ya había luz, la temperatura era más alta y me imaginaba que bajo mi peso se podía venir todo abajo, cosa que obviamente no paso.

Llegue a al comienzo del paredón final, estaba bastante más seco, lo que me permitió elegir mejor una línea de subida. Había traído 30 metros de cuerda de 9.8 solo para este tramo, pero estando abajo no pensé que me sirviera de mucho, no había forma de hacer un anclaje multi-direccional decente en la base, y mirando hacia arriba tampoco parecía haber nada decente como para poner un seguro. Todo eso me hizo dudar…

San Gabriel

Foto: Primeras luces del amanecer...

Me acomode un poco y me zampe un tecito que me quedaba en el termo. Al final pensé “que tanta wea”, y me mande para arriba…

Fue una subida lenta, algo tensa, pero no extrema. Me acorde de la hermana de un amigo, por lo suelto del terreno, metro a metro lograba avanzar - pero - un error y no me frenaba nadie hasta el paradero de micros de San Gabriel…

Con un par de sustos en tramos donde se me fue un poco el pie, quede como a un metro del final del paredón. Recién aquí me di cuenta de otra duda que tenía ¿cómo sería la salida?...

Llegue arriba y logre salir bien, cómodo pero muy expuesto. Al mirar a ambos lados de la arista, me di cuenta que tuve la suerte de salir por el mejor lugar posible, de pura suerte, las otras opciones eran bastante más complicadas.

La arista seguía angosta y expuesta, así que fui un poco en traverse hacia el oeste, no parado directamente sobre el filo, hasta que llegue a la punta del rocon que se ve desde la ruta normal, y por este ya en un terreno más sencillo, me dirigí a la cumbre.

Destrepe un corto tramo que me dejo sobre la salida de la canaleta de la ruta normal, y sentí cansancio, físico y mental, tanto que antes de ir a la cumbre - que estaba al lado - me tire a descansar un poco, a pensar en el nivel de riesgo de algunas rutas, a las personas que están esperando en la ciudad, y todo eso.

Después de un rato de pensamientos serios, me puse a disfrutar de la grata sensación de felicidad que da haber completado algo que es importante para uno mismo… y para nadie más.

Cumbre

Foto: Cumbre.

Me fui a la cumbre, estuve un rato, saque algunas fotos y partí de vuelta por la ya conocida ruta normal, que tenía algunas huellas medio desechas de algún ascenso anterior. Bajé muy tranquilo, paso a paso, no me encontré a nadie en toda la ruta, era sábado, lo más seguro que es que recién vinieran subiendo al CB, si es que venía alguién.

Cuando el ángulo me lo permitió paré varias veces a mirar la pared, aún distinguía las huellas. A pleno sol la ruta se ve verdaderamente hostil, en ningún caso me metería en ella con el sol dándole, pensaba...

Me sentí tranquilo, no eúforico pero tranquilo. Con una calma absoluta en el ambiente, me fuí para la casa.

Y eso jue…

 Autor: Elvis Acevedo.

 

"Inspirar pasión entre la familia y los amigos tiene más valor que estar vivo por ellos. "

Alex Lowe.