Primer Ascenso al Cerro Marmolejo

Posicion geográfica, cumbre principal:

Latitud Sur                                  33-43-54 
Longitud Oeste                          69-52-33 

Aquella parte de la gigantesca cadena de cordilleras que se extiende de latitud sur 32 a 34 grados por Chile Central y Argentina, bien puede designarse como el "El dorado" de todos los amigos del turismo de alta montaña. Pues aqui se alzan, casi sobre el mismo meridiano (70 grados oeste de Greenwich), cadenas ininterrumpidas de montañas, cuyas cumbres se yerguen hasta casi 7000m, entre ellos el Aconcagua con 6960m, !la segunda cumbre más alta del mundo! (NDLR: Recordar que el relato es de 1928). Al sur de este sigue una serie de montañas no menos impresionantes, entre las cuales se encuentra a m/m 34 grados sur el Marmolejo, cuya cumbre más alta (de tres cumbres), a la cual se refiere este relato, alcanza 6100 msnm.

Marmolejo

El Cerro Marmolejo se conecta al sur con el Volcan San José (5830m) a través de un portezuelo de 5100m, el cual representa la divisoria de aguas y asimismo la frontera Chileno - Argentina. Como puede observarse en muchas cadenas montañosas de esta region de la alta cordillera, este portezuelo en el lado Chileno está casi libre de nieve y hielo, en tanto en el lado argentino el hielo eterno alcanza los filos más altos.

Este fenómeno tiene su explicacion en los vientos constantes y fuertes que soplan desde las costas Chilenas (y cuyo fuerte y helado soplo hemos podido experimentar de sobra). Este viento, que pone en movimiento piedras y trozos de hielo, no le da tregua a la nieve, y es por ello que numerosas de las altas cumbres se mantienen casi libres de nieve desde el lado chileno, pese a que superan la altura de las nieves eternas. Posiblemente tambien contribuya el sol de la tarde, con el cielo Chileno despejado, y así derretir más nieve, en comparacion con la situacion en la Pampa Argentina, frecuentemente nublada con el sol de mañana.

Antes de comentar la ascension, puede ser de interés hacer una comparacion entre las condiciones y las dificultades entre el turismo de montaña en los Alpes y el de los Andes: ambos presentan diferencias interesantes y caracteristicas, como tambien las bellezas naturales de ambos cordones montañosos son muy diferentes.

Marmolejo

Más de algún lector puede haber titubeado al ver la altura de 6100 metros, y fácilmente puede sobre-estimar las dificultades para alcanzar esa zona. Porque el escalamiento del Monte Blanco, 4800m, la montaña más alta de Europa, ya es una hazaña de proporciones.

Aquí habla una serie de factores a favor de los Andes, en tanto que otros factores ponen mayores exigencias al andinista en la Cordillera. De entrada está la diferencia en latitud geografica de los Alpes en comparacion con el sector de los Andes en cuestion, que hace subir el límite de las nieves en este ultimo. Además, la formacion geológica de los Andes es más reciente.

Una serie de volcanes aún activos y la actividad sísmica demuestran claramente que fuerzas subterráneas siguen en actividad. Las dificultades técnicas que encuentra el alpinista en los Alpes, una formación geológica más antigua, pueden considerarse mayores. El tiempo y el clima han erosionado allí las paredes de roca, que por ende tienen mucha pendiente y a veces son extra-plomo, permitiendo el acceso tan solo a los mejor entrenados.

De hecho la ascension de cumbres altas y altísimas en los Andes nos parece en buen grado una cuestion de resistencia física, ya que en general puede elegirse una ruta sin nieve o sin excesiva pendiente. En repetidas ocasiones guias alpinos de montaña no pudieron hacer uso de su arte ("Kletterkunste") en la Cordillera, salvo que hubiesen elegido como acceso algun glaciar gigante de los Andes.

Marmolejo

Sin embargo, varios considerandos obligan al andinista a tener mayor cautela a lo que seria necesario en los Alpes. A varias jornadas de viaje no hay rastro de la civilizacion, no hay refugio de montaña, y menos hotel o tren. El fuego de campamento reemplaza a la calefaccion central y el baño, pieles y saco al smoking del comedor y el pijama en el hotel alpino.

Las vituallas hay que elegirlas en forma suficiente y de calidad, a menos que el rifle contribuya con un sabroso asado de guanaco para enriquecer la comida fresca. El estomago, con frecuencia, falla en las alturas, y esto se traduce en una falta absoluta de apetito. De noche la temperatura cae bastante bajo cero, !Ay del que no esté bien protegido contra el frio de la noche!. Más de alguna vez, para evitar congelamientos, hemos paseado en redondo o hemos boxeado mutuamente, para mantener la sangre en movimiento.

!Cómo saludábamos luego nuestro radiante sol, que trae calor y vida!, pero igual que el aliento helado del viento nocturno, también el sol pronto se transforma en tirano. Apenas alcanza el sol cierta altura sobre el horizonte, comenzamos a ansiar un lugar de sombra. ¿Pero donde encontrarlo? Por ninguna parte algún árbol, apenas pequeños matorrales, poco invitantes, áridos y casi siempre con espinas.

A traves del aire cristalino quema el sol, desplegando un mar de luz resplandeciente, que nos obliga a ponemos los anteojos de proteccion. Hay tan solo un medio contra las heridas e irritaciones por quemazón en cara, cuello y manos: no afeitarse, no lavarse, sino aplicar capa por capa de alguna crema, que en unión con polvo y mugre produce una capa protectora útil. Una crema con lanolina ha dado buenos resultados, ya que frena los rayos ultravioletas.

Marmolejo

Evidentemente, el moverse a tanta altura pone altas exigencias a la resistencia fisica, la cual, según entendemos, es la principal garante del exito.

Los animales de los arrieros, caballo como mula, de silla y de carga, tan adaptados a ese terreno inhóspito de montaña, en general no superan los 4500m: los animales de carga, bajo la presión de las correas de amarre, no alcanzan a llenar sus pulmones con el aire enrarecido de las alturas. El corazón trabaja en forma forzada, y empiezan a fallar.

Es necesario hacer campamento, lo que a esta altura no es un placer, y con los vientos reinantes resulta una empresa arriesgada. !Pero qué significan 100m o, como en nuestro caso, nada menos que 1500m que aún hemos de superar!. Nos desplegamos, como si estuvieramos cargados de plomo, 5m de subida y estamos fuera de aliento, como si hubieramos corrido una maratón. Hay tan solo una única posibilidad, a menos que se haga una expedicion en gran estilo, para alcanzar cumbres como la que hemos subido. Ya que por lo general es imposible, y nunca aconsejable, hacer campamento más arriba de 5000m, hay que alcanzar la cumbre "En una sola jornada". Hay que estar dispuesto a caminar dia y noche, mas o menos como hicimos, durante cuarenta horas. Yo concedo que un poco de práctica y entrenamiento son necesarios.

En el año 1926 hice un intento en solitario, para investigar una ruta de ascension al Marmolejo que desde años tenia en mente, cerro que según mis informaciones no habia sido escalado. Elegí una ruta que sigue un filo parcialmente libre de nieve entre dos glaciares, que se aproxima al Marmolejo en dirección este. En ese intento logré superar bien los 5000m. Tramos difíciles de roca, que yo no podia superar solo, me obligaron a retroceder.

Marmolejo

Bajando un campo de nieve de mucha pendiente, me topé con el glaciar que desciende entre San José y Marmolejo. Este lo crucé, con nieve fresca, hasta el final. Por primera vez pude apreciar las extrañas formas de los hielos cordilleranos. Me di cuenta de lo imposible y lo peligroso de una marcha en solitario en esta zona totalmente desconocida. !Cómo respiré de alivio, despues de dejar atrás esa maraña de grietas y abismos, y pisar de nuevo tierra firme!.

Esto era en la cercania inmediata, donde a los dos años instalariamos el campamento base. Mi primer pensamiento fué entonces, atacar el Marmolejo desde el lado chileno, porque allí casi no hay formacion de hielos; pero yo no tenia certeza, si por esta ruta realmente se podia alcanzar la cumbre. Investigaciones no prosperaron, porque ningún ser humano conocia o habia puesto pié en la continuacion del Valle de la Engorda. Este Valle era el único que, según el resultado de mi reconocimiento, podia considerarse como acceso prometedor.

Por tanto no me quedó otra que, acompañado de dos colegas de viaje dispuestos a todo, los señores Maass y Sattler, considerar el ascenso a traves de los desmembrados glaciares ("zerrissenen Gletscher") entre San José y Marmolejo.(NDLR: Lado Argentino). El 3 de enero de 1928 llegamos con el Tren militar del Cajón de Maipo a la estación de El Volcán, y el 6 de enero por la tarde llegamos con nuestra caravana al punto de partida de mi tour de reconocimiento, a 3800m de altura, donde establecimos campamento base.

No debo olvidar de presentar a los lectores a nuestro confiable guia, Don Jose Maria Castillo de Melocotón. Don José, que ya tiene 70 años, ha pasado su vida en la cordillera. Se conoce, mejor que cualquier otro, caminos y huellas, si es que puede hablarse de tal en la cordillera. Por los años seguro no es un jovencito, pero a 4500m se baja del animal de silla y sigue con buen paso a pié para, como el dice, cuidar a los animales.

 

"Cada vez brilla una faceta nueva en el cristal, cada paso, es un nuevo paso hacia nuevas posibilidades ilimitadas..."

Kurt Diemberger.