Expedición Andes de San Fernando 1971

La Asociación Universitaria de Andinismo en conjunto con el Grupo Andino Mañke, realizaron durante el mes de Febrero de 1971 una expedición deportiva a la zona cordillerana de la provincia de Colchagua. La expedición organizada y montada durante el año 1970, fue desde el principio un trabajo mancomunado de los andinistas del Mañke y Universitarios.

La Federación de Andinismo de Chile patrocinó oficialmente la expedición, junto con considerarla la mejor actividad de montaña que se presentó para la temporada; asimismo, hizo entrega de cierta ayuda en dinero y préstamo de equipo, todo lo cual fue fundamental para el desarrollo de la expedición.

La zona de acción específica para la Expedición Andes de San Fernando 1971, fue el valle alto del Río Portillo, cajón cimentado abruptamente por la Sierra del Brujo por el Este y la Sierra de los Punzones por el Oeste. Los Directores de Andinismo del Grupo Andino Mañke y la Asociación Universitaria al organizar la actividad deportiva propiamente tal, escogieron esta zona de acción por las características que ofrecen las altas cumbres de la Sierra del Brujo, la gran mayoría sobre los 4.500 metros, la mayor parte sin ascensiones anteriores.

Asimismo, la Sierra de los Punzones, aunque con algunas cumbres ya ascendidas anteriormente, presenta magníficas posibilidades de realizar un buen número de ascensiones de alta montaña bajo los 4.000 metros, sin necesidad de vencer mayores dificultades técnicas que cualquier montaña de ruta clásica en los Andes Centrales.

Dadas las diferencias de nivel técnico y experiencia personal de la totalidad de los participantes - en total 23 - que iba desde excursionistas hasta escaladores de alta montaña, la zona ofrecía un multifacético campo de acción, como también por las diferencias técnicas entre una cumbre y otra.

La expedición se documentó especialmente en el libro inédito de Jozsef Ambrus "Guía de los Andes Centrales", como también en el libro de Luis Lliboutry "Nieves y Glaciares de Chile". Muchos compañeros del Grupo Mañke que habían participado en una expedición a los Andes Colchaguinos en 1964, ayudaron también a orientarnos con su experiencia.

Los participantes de la expedición, fueron: Osvaldo Latorre, Jefe; Raúl Aguilera, 2º Jefe; Guillermo Villela, Ricardo Rudzock, Jorge Lamas, Rodrigo Pérez, Bernard Paul, Andrés Pivcevic, Mery Rovirosa, Irlanda Flores, Yolanda Salamanca, Cecilia Fuentes, Amelia Díaz, Jimena Herrera, Felisa Blanco, Heriberto Surhoff, Enrique Carrasco, Alberto Peralta, Juan Escobar, José Vallejos, Claudio Gálvez, Patricio Ortiz y Gastón Oyarzun.

La partida oficial de la expedición fue el sábado 20 de enero de 1971, para llegar el mismo día hasta el puente del Azufre, la mayor avanzada que pueden realizar los vehículos motorizados en la montaña. Con cargas mulares y todos los participantes transportando en mochilas y crochet, el día Martes 2 de Febrero se tiene el campamento base totalmente instalado ya al fondo del cajón del Río Portillo, cerca del nacimiento de dicho río y a 35 kms aproximadamente del Puente del Azufre.

En los días que siguen, entre el 3 y el 5 de Febrero, se realizan algunos reconocimientos y exploraciones, algunas tendientes a observar la cara norte del cerro Alto de los Arrieros, como también se logran con pleno éxito 7 cumbres pertenecientes a la cadena de la Sierra de los Punzones.

Las jornadas siguientes se orientan exclusivamente a conquistar las mayores cumbres de la zona de la Sierra del Brujo; una cordada intenta con pleno éxito la ascensión del Alto de los Arrieros, único 5.000 de la zona y último cinco mil de los Andes al Sur (NDLR: El último 5000 hacia el sur, son Los Picos del Barroso). La ascensión se realizó por su cara norte, abriendo así una nueva ruta y tenemos ascensión absoluta después de diez años.

Se logran además 4 cumbres de la Sierra del Brujo en primera ascensión, todas sobre los 4.000 metros siendo la última bautizada como "Punta Nuseva", como un humilde homenaje a los tres compañeros del Mañke caídos en la montaña durante 1970: Sergio Núñez, César Vásquez y Osvaldo Serey.

Los cerros ascendidos por la expedición y que con mayor detalle se publican en la nómina del año, fueron:

Torre San Augusto
Punta San Guillermo
Punta Santa Bárbara
Punta San Carlos
Punta Jijua
Alto de la Vega
Cipreses
Techo de Valle
Torre Expedición
Torres Universidad
Alto de los Arrieros
Punta de los Buitres
Punta Jannpat
Punta Nuseva

Conclusiones generales:

Con un total de quince días en la Montaña se movilizan y actúan 23 montañeros, excursionistas y de alta montaña, en una actividad de alta montaña, logrando un resultado halagador de 14 cumbres vencidas. Desde que empezó a madurar la idea de realizar una gran actividad con un buen número de participantes, empiezan a surgir los escollos, que fue necesario ir salvando.

Pensar en la alimentación adecuada y necesaria; el transporte de aproximación, que alcanzó casi a 35 kms. y todos los problemas secundarios que podían surgir en un Campamento Base con solamente las mínimas comodidades para tan elevado número de andinistas, nos hicieron dudar más de una vez de la factibilidad de llevar a buen término la expedición.

Pero al contrario de lo que pudiera pensarse, todos estos problemas constituyeron un aliciente más para impulsar con mayor fuerza su realización. Nos gustan los problemas. Por el hecho mismo de ser Andinistas, nos gusta buscarlos y encontrar las correctas soluciones a ellos; esto es parte de nuestro diario vivir.

La zona elegida nos ofreció un variado campo de acción por las características mismas de los cordones montañosos que la forman. Una gran abundancia de cumbres menores y sin mayores problemas técnicos, como son las del cordón de la Sierra de los Punzones, en estupendo contraste con las agujas y torreones de la alta Sierra del Brujo qué fue dada a conocer y explorada primeramente por Evelio Echevarría.

Quizás el mayor problema técnico haya sido el haber encontrado todas las lenguas glaciares y superficies nevadas, con una abundante cantidad de penitentes, algunos de gran tamaño, hasta 3 metros. Esto se explica fácilmente por la época del año. Aunque algunos compañeros con una gran experiencia de Montaña no desarrollaron su total potencialidad deportiva, y otros muy jóvenes y recién iniciados hayan sentido bastante lo que es actuar quince días continuados en montaña, podemos estar seguros que el resultado fue muy satisfactorio. Comprobamos que habiendo una buena planificación de la actividad a desarrollar y una buena dirección técnica de ésta, es posible realizar expediciones de quince o más días con un elevado número de participantes y obtener un resultado muy positivo.

Total de cumbres ascendidas: 14
Total primeras ascensiones absolutas: 10
Total hombres-cumbre: 40
Ascensiones de mayor nivel técnico: Alto de los Arrieros, Punta Nuseva y Torre Expedición.

Autor: Gastón Oyarzun.

NDLR: Extraído del Anuario de Montaña FEACH 1968 - 1972.

 

¿Hasta qué punto las dificultades son tan extremas que justifiquen el uso de materiales extremos?

Walter Bonatti,